Apuesta por un modelo público de gestión forestal basado en el operativo de Sarga

Apuesta por un modelo público de gestión forestal basado en el operativo de Sarga

Las labores del operativo, que aúnan prevención y extinción, demuestran ser efectivas ya que el 77% de los incendios se han quedado en conato
28/09/2017

El consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, y el director general de Gestión Forestal, Caza y Pesca, Ángel Berzosa, han presentado el balance de la campaña de incendios forestales de 2017, una vez finalizado el periodo de máximo riesgo que se establece en el día 15 de septiembre.

El Departamento apuesta por un “modelo público de gestión forestal basado en el operativo de Sarga y al favorecimiento del empleo local y que a su vez se sustenta en la prevención, con la realización de trabajos selvícolas y la adecuación de las masas forestales a la resistencia de los efectos del cambio climático y en la extinción, con una rápida capacidad de respuesta que ha dejado en conato el 77% de los incendios que se han registrado”, tal y como ha manifestado el consejero.

De los 403 incendios que se han producido en Aragón, 310 no han superado una hectárea. En el resto de las comunidades autónomas, estos conatos se sitúan en el 62%, por lo que Aragón está por encima en cuanto a capacidad de reacción y control rápido de los incendios forestales.

Si bien, el número de incendios es superior a la media registrada en los últimos años (388 incendios en el periodo 2006-2015), el número de hectáreas es muy inferior 628 hectáreas frente a las 4.500 hectáreas calcinadas de media en ese periodo.

Olona ha recordado que durante este año se produjo un “incrementó del presupuesto para incendios forestales de 3,7 millones de euros”, hasta llegar a los 26,3 millones y se ha contando con un operativo compuesto por 1.232 personas (cuadrillas terrestres, cuadrillas helitransportadas, conductores autobombas, emisoristas, vigilantes, tripulación medios aéreos, ingenieros, Agentes para la Protección de la Naturaleza, conductores, capataces y encargados) y personal de la Administración.

Asimismo, el consejero ha destacado que “por vez primera se ha producido una prórroga en los contratos del operativo forestal hasta el 31 de diciembre”, tanto de las cuadrillas helitransportadas como terrestres. Se ha acordado que voluntariamente los miembros de las cuadrillas terrestres de Sarga (tanto fijos discontinuos como temporales) puedan prolongar su prestación laboral para realizar trabajos silvícolas operando sobre unas 1.200 hectáreas de masa forestal.

En este sentido, Olona ha mencionado que “la dotación del dispositivo obedece estrictamente a las necesidades de cada momento y no tendría ningún sentido mantener el nivel de máxima activación hasta el 31 de diciembre”.

La ampliación de contrato se ofrece de manera voluntaria a los 460 integrantes de las cuadrillas terrestres. Ya se ha iniciado el proceso de ampliación de contratos, comenzando por las 8 cuadrillas terrestres que empezarán sus trabajos selvícolas entre el 2 y el 13 de octubre, y se irá extendiendo progresivamente hasta completar las 62 cuadrillas terrestres.

Tras el acuerdo firmado entre la dirección de Sarga y las secciones sindicales de UGT y CSIF, la empresa aceptó el pago de la dieta prevista en su convenio colectivo, dado el horario previsto para la realización de los trabajos. Con esta mejora, la nómina de los peones especialistas (los peones ordinarios adquieren todos esta categoría) subirá a unos 1.750 euros brutos al mes durante la vigencia de la orden de tratamientos selvícolas recibida por Sarga. Por su parte, la remuneración de los jefes de cuadrilla será de 1.960 euros. De esta forma, los integrantes de las nuevas cuadrillas no tienen pérdida de retribución salarial respecto a su situación anterior bajo la Orden de prevención y extinción de incendios forestales.

La principal causa de incendios forestales ha sido por rayo

El director general ha recodado que la campaña de prevención y extinción de incendios forestales estival del año 2017 se adelantó 15 días debido a una primavera anormalmente seca y un número de IIFF superior a la media. En general la campaña se ha caracterizado por poca precipitación y abundantes caídas de rayos, lo que se traduce en un elevado riesgo de incendios.

El periodo de máximo riesgo fue entre el 27 de julio y el 26 de agosto, días en los que la prealerta de incendios fue de roja y roja plus. La principal causa de los incendios forestales ha sido por rayo, con 109 incendios (16 más que lo que nos indica la media del periodo 2006-2015) lo que supone el 27% de los incendios en 2017, mientras que en la época estival esta cifra se incremeta hasta llegar al 51%.

Berzosa ha valorado positivamente el descenso de los incendios ocasionados por negligencias o accidentes y considera que “la incidencia de las campañas de sensibilización está dando sus frutos”. Si bien, sigue representando un 50 % del total de los IIFF. “Los incendios intencionados solo han supuesto el 5% del total estival, pero representan el 25% de la superficie calcinada”, ha incidido el director general. Sería el caso del incendio más grande de esta temporada que es el de Fanlo, con 96 hectáreas quemadas.

Nueva clasificación de las Zonas de alto riesgo y continuidad de la campaña de sensibilización

El próximo 17 de octubre se publica en el BOA la nueva Orden de Clasificación de las Zonas de Alto Riesgo, mediante la cual se hace una clasificación del territorio de Aragón a efectos del riesgo en 7 nuevas categorías.

Con el inicio del curso escolar se retoman la campaña de sensibilización en colegios, así como en asociaciones, colectivos agrarios y ganaderos y en el resto de trabajadores del medio rural que puedan hacer uso del fuego. Además, se imparten cursos de formación para el personal de la Administración. El presupuesto de la campaña de sensibilización para 2017 supera los 220.000 euros.

Asimismo, el 16 de octubre comienza el periodo de quemas controladas y que se puede hacer la solicitud de forma telemática. El año pasado se registraron 4.500 solicitudes por este procedimiento (50.000 tramitadas en total). También se han preparado unos videos de buenas prácticas en la realización de actividades con uso de fuego o con probabilidad de provocar incendios que muestran, por ejemplo, cómo hacer una quema segura de restos vegetales.